18 de diciembre de 2011

Pensar

                     Si una persona , no se permite a sí misma la libertad de pensar y manifestar su pensamiento libremente, está renunciando a lo más esencial que como persona tiene. El pensamiento y el sentimiento conforman lo que llamamos alma, por eso, cuando alguien se comporta en contra del sentido común  o de los buenos sentimientos, se dice que es "un desalmado".

                      Permitirse la libertad de opinar, según criterio propio, siempre tiene el inconveniente de presentarse como políticamente incorrecto, sobre todo cuando lo que se opina afecta a alguien que no soporta opiniones que no le favorezcan.

1 comentario:

  1. Bien dicho....(por si no lo sabes soy tu yerno) Un abrazo.

    ResponderEliminar